Peter Pan, de J. M. Barrie

9780147508652Estos días he estado leyendo un clásico infantil de esos que conocemos todos gracias a Disney. Yo tenía pendiente leer Peter Pan desde hace tiempo y cuando vi la edición tan bonita de Puffin Books me dije a mi misma que era el momento de ponerme a ello. He aprovechado que era un libro infantil para leerlo en idioma original y así ir practicando la lectura en otras lenguas.

El libro comienza igual que la película: Wendy, John y Michael son los hijos de los Darling. Wendy cuenta historias a sus hermanos sobre una isla con piratas, sirenas e indios y sobre un niño que no quería crecer, cuyo nombre era Peter Pan. Peter Pan acostumbra a escuchar los cuentos de Wendy desde la ventana, hasta que un día pierde la sombra. Wendy la guarda en un cajón y, cuando al día siguiente Peter Pan viene a buscarla, se despierta y le cose la sombra. Peter Pan ve en ella la madre ideal para los niños perdidos, así que se lleva a los tres hermanos volando hasta el País de Nunca Jamás, que es la isla de la que Wendy hablaba en los cuentos.

El País de Nunca Jamás es la representación de los mundo fantásticos con los que nos niños más pequeños sueñan en su infancia. Es un mundo que sólo existe si crees en él, en el que las cosas aparecen o desaparecen y las hadas viven o mueren según si crees en ellas. Peter Pan no es tan tierno y dulce como en la película, sino que es egoísta y tiene arrebatos que pueden poner en peligro a los demás, exactamente igual que cualquier niño pequeño. Es malcarado, soberbio y cruel con sus enemigos. No acepta que se le lleve la contraria.

No quiero descubriros mucho más porque a grandes rasgos todo el mundo conoce esta historia. Recomiendo mucho adentrarse en la novela para descubrir esta otra faceta de Peter Pan. El final es hermoso, amargo y melancólico. Muy adecuado al personaje y a la historia.

peter pan_banner_libro físico

Anuncios

Les vacances du petit Nicolas, de René Goscinny y Jean-Jacques Sempé

descarga (1)Hace ya casi un año que me propuse leer los libros de El pequeño Nicolás en idioma original, pero no fue hasta hace medio que leí el primer libro. Y ahora, medio año aún más tarde he leído otro. Y, de nuevo, he necesitado un estímulo externo para hacerlo (lectura obligatoria en el curso de francés en el que estoy inscrita). A este paso no acabaré nunca, así que me hago un nuevo propósito: voy a leer un libro de El pequeño Nicolás cada mes. Para que podáis ver cómo lo voy cumpliendo he añadido una página en el menú que se llama “RETO: Le petit Nicolas“.

El libro que nos incumbe ahora es Les vacances du petit Nicolas. El libro se divide en dos partes y cada una de ellas se refiere a unas vacaciones de un año distinto. En el primer año, sus padres tienen muy claro que quieren ir a la playa. Con lo que no están tan de acuerdo es la playa a la que quieren ir. El padre de Nicolás quiere ir a una playa de finísima arena y alojarse en un apartamento. La madre quiere ir a una playa de guijarros y dormir en un hotel. Entonces la madre finge que harán lo que quiere el padre, resaltando, como quien no quiere la cosa, todos los aspectos negativos de ese sitio, hasta que Nicolas se pone a llorar porque quiere ir al mismo sitio que su madre. Entonces el padre cede y descubre que, en realidad la reserva ya estaba hecha. Así es como comienza una sucesión de divertidas historias breves que siempre terminan en un gran desastre fruto de las travesuras y las preguntas inocentes de Nicolas y sus amigos.

Al comenzar la segunda parte Nicolas está inquieto: las vacaciones llegan y aún no ha oído hablar a sus padres de adónde van a ir. Así que les pregunta directamente y ellos, incómodos y asustados por su posible reacción, le dicen que irá a una casa de colonias sin ellos. Los padres esperaban que Nicolas llorara ante la idea de pasar un tiempo sin sus padres, pero en lugar de eso se pone a correr y bailar por el comedor.

Las historias que se nos cuentan pueden resultar repetitivas, pero son muy divertidas para los niños y también tienen un punto de ironía que sólo los mayores pueden entender. No hay que leer este libro de una sentada, sino hacerlo capítulo a capítulo para disfrutar y reírse como se merece.

les vacances du petit nicolas_banner_libro físico

Le petit Nicolas, de René Goscinny y Jean-Jacques Sempé

41VJ1S50XHL¿Conocéis los cuentos de El pequeño Nicolás? Yo los leí de pequeña en catalán y recuerdo que me gustaban muchísimo, por lo que cuando una compañera me los recomendó para leer en francés y practicar me pareció una buena idea. Sin embargo lo fui dejando y no lo hice, así que cuando vi en el Summerthon que uno de los retos consistía en leer un libro en otro idioma me dije que era el momento y me puse a ello.

Al leerlo de pequeña no lo pensé, pero precisamente hoy me he dado cuenta. “Goscinny… Goscinny… ¿será posible que sea…?”. Efectivamente, sí, el escritor de las aventuras de Nicolás es René Goscinny, el mismo que el guionista de las de Astérix. ¿Lo sabíais?

Nicolás es como Manolito Gafotas o Shin Chan, un niño travieso que, sin quererlo, causa destrozos y situaciones hilarantes por allá donde va, aunque mucho más inocente. Los dibujos de Sempé realzan con su sencillez la inocencia de los personajes. En los libros podemos ver sus historias y las de sus amigos contadas por él mismo con un tono muy infantil. Así, asistimos al día en que todos tenían que hacerse la foto en grupo en la escuela, por lo que tenían que ir elegantes, limpios y peinados, pero acaban por mancharse y hacer perder la paciencia al fotógrafo. Al día en el que Nicolás, como hace todos los años desde hace un año, compra un ramo de flores a su madre por su cumpleaños y cómo va perdiendo flores por el camino. O al día en que llega un extranjero a su clase que sólo puede aprender de ellos palabrotas y mal comportamiento.

Las historias de Nicolás son divertidas y entrañables. Toman la forma de relatos cortos, ideales para leer por separado para que los más pequeños no se cansen. Todos los personajes tienen mucha personalidad y carisma y te acabas encariñando de cada uno de ellos.

La edición en francés es de Éditions Gallimard, pero si os interesa en español lo publica Alfaguara. He de decir que en francés se lee muy bien y es ideal para los que no tenemos un nivel demasiado avanzado.

 

En francés:

le petit nicolas_banner_libro físico

le petit nicolas_banner_libro electrónico

 

 

 

 

 

 

 

En castellano:

 

el pequeño Nicolás_banner_libro físico

Cuentos para leer antes de ir a dormir, de Gustavo Francisco Muiña González

Cuentos para leer antes de ir a dormirHoy vengo a hablar de otro libro infantil. En este caso de trata de los Cuentos para leer antes de ir a dormir de Gustavo Francisco Muiña González. Lo edita Ediciones Casas.

Se trata de una recopilación de siete cuentos para los pequeños de la casa. Estos cuentos están hechos para ser leídos y contados a los pequeños de 5 o 6 años, no para que ellos los lean, pues son un poco largos para ellos. La mayoría de las historias son fábulas de animales.

He de decir que el primer cuento no me ha gustado nada. Me parece muy machista. Va de una princesa que no quiere envejecer y se dedica a crear cremas antiarrugas mágicas hasta que la descubre su hermana pequeña y, para no tener que compartir su secreto le regala una crema que hace el efecto contrario para que se vuelva vieja. Luego la princesa es desterrada y aprende la lección y tal y cual. Pero así de entrada, la preocupación por la belleza de esta mujer me parece algo nocivo para las niñas. Es como una madrastra de Blancanieves exagerada. Parece que lo más terrible que le puede pasar a una es que le salgan patas de gallo. Y lo peor es que la locura no es solo suya, el resto de personajes le dan la razón.

El resto de cuentos son distintos. Protagonizados por perritos, tortugas, camellos, etc. Tratan sobre la amistad y sobre los valores como la necesidad de compartir, de perdonar o de amar. Creo que son historias agradables e ingenuas que pueden ofrecer un buen rato a los niños y hacerles reflexionar sobre ciertos aspectos.

Igual que con Chispa y Pancho creo que el libro falla en el aspecto visual. Las imágenes de dentro parecen casi tomadas de internet, sin ningún tipo de coherencia ni entre ellas ni con el texto al que acompañan. Y esto le resta demasiados puntos a un libro infantil como para no tenerlo en cuenta.

Chispa y Pancho. Una aventura animal, de Patricia Fidalgo

Chispa y Pancho. Una aventura animalHoy voy a hablaros de un libro un poco diferente al tipo de libros de los que hablo en este blog. Es diferente por el tipo de público al que va dirigido: niños de unos 8 años, más o menos; así que me lo he tenido que leer intentando pensar como cuando era pequeña. El libro se llama Chispa y Pancho. Una aventura animal, está escrita por Patricia Fidalgo y editada por Ediciones Casas.

¿Qué me ha parecido? Es una historia muy sencilla que trata sobre una niña, Chispa, que encuentra una piedra mágica que le permite teletransportarse y su hermanito, Pancho, que le acompaña en su aventura. La piedra se llama Amtramagic (de amuleto, transporte y magia, obviamente) y es codiciada por un mono malvado que pretende hacerse dueño del mundo con ella. Chispa y Pancho tendrán que evitarlo gracias a la ayuda de un conejo con cola de dragón y otros animales extraños como cebras-jirafas y cosas así. De paso, a lo largo de la aventura, los niños descubren valores como el amor hacia los animales, el respeto a la familia, el no mentir, la amistad, etc…

Éste no es un libro de estos que se dice que incluso un adulto puede disfrutar de él. Que no digo que no pueda, pero no me parece su objetivo. La historia es demasiado simple y poco original. Además la calidad de impresión, los colores y las fuentes dejan mucho que desear (el aspecto es algo que considero especialmente importante en un libro infantil). Sin embargo me parece adecuada para leer poco a poco entre varios niños y jugar con la historia, sea con los pasatiempos que se incluyen detrás, imaginando nuevos animales extraños o, incluso, representando algunas escenas con los niños. En definitiva, aunque el libro me parece del montón, me parece que de él se puede sacar una buena experiencia si implicamos a los niños y a nosotros mismos en su lectura y disfrute.