Bajo la misma estrella, de Josh Boone

034641

Ya os dije cuando leí el libro que iría a ver la película en cuanto saliera pero que no tenía muchas esperanzas puestas en la adaptación. Pues bien, me equivocaba. Estamos ante una adaptación de lo más digna dirigida por Josh Boone.

Hazel Grace (Shailene Woodley) es una adolescente con cáncer de pulmón preocupada por qué ocurrirá con aquellos que la quieren cuando muera. Es por ello que cuando Augustus Waters (Ansel Elgort), que se ha librado recientemente de un osteosarcoma, se empeña en manifestar su amor por ella, ella no puede más que intentar alejarlo infructuosamente.

Estamos ante un drama adolescente muy lacrimógeno, pero inteligente. Se mantiene dentro de los límites de la sensibilidad emotiva y fuera de la vulgaridad sentimentaloide. Lo importante no es la enfermedad, sino los personajes en sí. Éste es su punto fuerte y lo es porque parte de una novela que rechaza convertirse en una sarta de tópicos sobre el cáncer. La película es divertida, cálida y emocionante y se centra en celebrar la vida, aún cuando la muerte está continuamente en escena.

Si le veo un problema es a lo poco aprovechado que está el personaje de Isaac, el chico con cáncer en los ojos. Isaac fue para mí uno de los personajes favoritos del libro y la verdad es que lo he echado de menos en la película. Quiero decir que sí, sale, pero no es ni la mitad de entrañable que en el libro y se convierte en un payaso cuya única función es dar toques de humor absurdo a la historia.