Top Ten Tuesday: Libros que me gustaría dar como regalo

 

1. Hambriento, de Nach

2. La casa, de Paco Roca

3. El niño que se olvidó de dormir, de Rush Smith

4.Los diarios de Adán y Eva, de Mark Twain. Ilustrados por Francisco Meléndez

5. Génesis, de Bernard Beckett

6. París era una fiesta, de Ernest Hemingway

7. Retratos gatunos, de Benjamin Lacombe y Sébastien Perez

8. El nombre del viento, de Patrick Rothfuss

9. Blancanieves, ilustrado por Benjamin Lacombe

10. Ardalén, de Miguelanxo Prado

Anuncios

Blancanieves, ilustrado por Benjamin Lacombe

BlancanievesYa sabéis lo mucho que me gustan la ilustraciones de Benjamin Lacombe, pero el álbum del que os voy a hablar ahora es una maravilla. La historia se basa en el cuento tradicional de los hermanos Grimm, adaptado exquisitamente por Suzanne Kaboc y trasladado a nuestro idioma por Elena Gallo Krahe. Ya el trabajo de todos ellos da lugar a un cuento redactado de forma delicada y sugestiva, pero las ilustraciones de Benjamin Lacombe, con su aire melancólico y sus tonos oscuros, son las que convierten el cuento en una joya.

Hay algunas variaciones respecto al cuento original que, sin tocar lo esencial de la trama, lo hacen más interesante y le dan una estructura de repetición muy típica de los cuentos infantiles. Estas variaciones permiten alargar un poquito más la historia pero sin que parezcan pedazos de relleno.

Los colores son magníficos. Lacombe sabe combinar a la perfección los colores de Blancanieves y crea una niña hermosa, con la piel blanca y lisa como la porcelana, con las mejillas con un toque de color y el pelo liso y oscuro. Los labios, pequeños, rojísimos siempre, destacan en el conjunto. Los paisajes en los que aparece Blancanieves adquieren los mismos tonos blancos y fríos del rostro y el vestido de la niña, de tal forma que son los labios y, cuando aparece, la manzana, los protagonistas de las ilustraciones.

Algo que me llama mucho la atención es la cantidad de pájaros que pueblan las ilustraciones. Cuervos, palomas blancas, pavos reales, buitres y búhos aparecen en las imágenes para reforzar las ideas que nos pretenden transmitir. Y es que las ilustraciones no parece que quieran simplemente ser instantáneas de lo que se narra en la historia, sino que están llenas de símbolos que, a veces, lo envuelven todo como en una ensoñación de pesadilla.

Un libro bellísimo, bien escrito, con una historia que aunque todos conocemos no nos cansamos de leer en sus distintas versiones. Un libro que recomiendo a los amantes de los álbumes ilustrados y del arte en general.

blancanieves_banner_libro físico

 

 

 

 

 

 

 

¡Mira qué retos he superado en el Summethon 2014!