La vida se te escapa, de Joaquín Guirao

47_obra_bgHoy quiero recomendaros un cómic con el que he pasado un buen rato, leyendo con una sonrisa de oreja a oreja. Éste es La vida se te escapa, de Joaquín Guirao, publicado por Entrecomics Comics. Éste es el primer cómic físico largo de Guirao, más conocido por sus webcomics (echadle un ojo a Bienvenido a Zaira).

¿Qué encontramos? Pues un cómic de humor en el que al protagonista le suceden pequeñas desgracias que, por acumulación se convierten en surrealistas y graciosas. Al protagonista le acaba de dejar su pareja y decide comenzar una nueva vida. Para ello, se muda y busca un nuevo trabajo como profesor con un horario que le permita hacer lo que siempre ha querido: escribir. Sin embargo, todo se tuerce desde el primer momento en el que descubre que su casero es ni más ni menos que el nieto de Hitler, quien pretende conseguir su ayuda para gestionar el patrimonio heredado.

El protagonista es un hombre normal (perdedor pero normal al fin y al cabo) rodeado de una locura que le hace sentir desasosiego, al ser el único que se da cuenta de lo extraño que es todo. Esta sensación, por empatía se le contagia al lector, que no hace más que esperar que algo le salga bien al protagonista. El ritmo creciente de pequeños desastres hace que todo tome un aspecto de sueño, incluso de pesadilla, en el que protagonista y lector se ven inmersos.

10 libros que compraría en octubre si fuera rica

1. La música del silencio, de Patrick Rothfuss

244_L343575.jpgLa Universidad, el bastión del conocimiento, atrae a las mentes más brillantes, que acuden para aprender los misterios de ciencias como la artificería y la alquimia. Sin embargo, bajo esos edificios y sus concurridas aulas existe un mundo en penumbra, cuya existencia sólo unos pocos conocen.

En ese laberinto de túneles antiguos, de salas y habitaciones abandonadas, de escaleras serpenteantes y pasillos semiderruidos vive Auri. Tiempo atrás fue alumna de la Universidad. Ahora cuida de la Subrealidad, para ella un lugar acogedor, maravilloso, en el que podría pasarse la eternidad mirando. Ha aprendido que hay otros misterios que no conviene remover; es mejor dejarlos en paz y a salvo. Ya no se deja engañar por la lógica en la que tanto confían en lo alto: ella sabe reconocer los sutiles peligros y los nombres olvidados que se ocultan bajo la superficie de las cosas.

2. Las pruebas, de James Dashner

22_pResolver el laberinto se suponía que era el final. No más pruebas, no más huidas. Thomas creía que salir significaba que todos recobrarían sus vidas, pero ninguno sabía a qué clase de vida estaban volviendo. Árida y carbonizada, gran parte de la tierra es un territorio inservible. El sol abrasa, los gobiernos han caído y una misteriosa enfermedad se ha ido apoderando poco a poco de la gente. Sus causas son desconocidas; su resultado, la locura.

En un lugar infestado de miseria y ruina, y por donde la gente ha enloquecido y deambula en busca de víctimas, Thomas conoce a una chica, Brenda, que asegura haber contraído la enfermedad y estar a punto de sucumbir a sus efectos. Entretanto, Teresa ha desaparecido, la organización CRUEL les ha dejado un mensaje, un misterioso chico ha llegado y alguien ha tatuado unas palabras en los cuellos de los clarianos. La de Minho dice «el líder»; la de Thomas, «el que debe ser asesinado».

3. Breve historia del cómic, de Gerardo Vilches

BH_ComicBreve historia del cómic propone un viaje por la apasionante trayectoria de un medio artístico lleno de vitalidad. De las primeras historietas de prensa hasta la novela gráfica, la obra ofrece un recorrido por los principales autores y obras de la historia del cómic universal. Este título muestra los orígenes del cómic y su evolución como un medio de masas orientado a los jóvenes y leído por millones de personas en todo el mundo. Las grandes tiras de prensa americanas, los primeros superhéroes, el nacimiento del manga o la creación del célebre Tintín son algunas de sus claves. Los cambios políticos y sociales de los años sesenta también afectaron al cómic: surgieron las primeras historietas dirigidas específicamente a lectores adultos. El cómic underground, la ciencia ficción de las revistas francesas o los primeros intentos de cómic adulto en España convivieron con los inicios de los superhéroes de Marvel o la diversidad de géneros del manga. A partir de los años ochenta, el cómic se ha convertido en un medio de expresión adulto integrado plenamente en la cultura contemporánea, muestra de ello son el cómic independiente americano, el nuevo cómic francés, el surgimiento de un manga adulto y la aparición de la novela gráfica. Gerardo Vilches consigue en este riguroso y ameno ensayo que el lector pueda profundizar en la historia de este medio artístico y lo completa con una excelente guía de las cien obras imprescindibles del medio.

4. El niño que sabía hablar el idioma de los perros, de Joanna Gruda

51d9-S0h54L._AA160_«De pequeño, tuve unos padres. Y también un tío y una tía. Luego me metieron en el orfanato. Entonces, vino la guerra, igual que para todo el mundo. Después de la guerra, tuve unos padres. Y también un tío y una tía. Pero ya no eran los mismos».

«Mi existencia empezó con una votación del Partido Comunista de Polonia. Que me fue favorable. ¡Fetos del mundo, uníos!».

«Transcurren varios meses hasta que mi madre vuelve para verme, en el verano de 1937. Descubro, con gran sorpresa, que ya no entiendo el polaco. No reconozco ninguna de las palabras que salen en fila india de su boca».

«Tenemos siete años. “¡No pasarán!”, gritamos en español y en francés, “¡Paz, pan y libertad para nuestros amigos españoles!”».

«¿Quién puede presumir de que lo busque la policía, en plena guerra, a la edad de doce años? Me parece algo excepcional. Pero me gustaría volver una última vez a la escuela».

«No lloro. Aunque estoy muy triste. Pero estamos en guerra y comprendo que mi estado de ánimo no viene a cuento».

La historia de Julek es tan increíble que solo él puede explicarla. Y solo él puede hacerlo con esa mirada de niño: tierna, triste y cómica; a veces cándida y otras demasiado madura; entre el Diario de Ana Frank y La vida es bella. La mirada de un niño que cambia tres veces de nombre, viaja por toda Europa y sufre el fanatismo de demasiadas banderas. Tiene dos armas secretas: sabe reírse y también sabe hablar el idioma de los perros.

5. El gran frío, de Rosa Ribas y Sabine Hofmann

9788416120642_L38_04_lFebrero de 1956. El invierno está siendo terrible, el más frío en España desde hace décadas. Esto no será un obstáculo para que Ana Martí, ahora reportera de un popular semanario de sucesos, acuda a un remoto y aislado pueblecito del Maestrazgo aragonés para cubrir el caso de una niña a la que han brotado los estigmas de la Pasión. El cura y el alcalde la reciben encantados ante la idea de que su “santita” se haga famosa en todo el país. Pero ni don Julián, el escéptico cacique del pueblo, ni la mayoría de los habitantes comparten sus simpatías hacia la forastera. Solo Mauricio, un pobre chico discapacitado, la inteligente y extraña niña Eugenia y la atormentada viuda que hospeda a Ana parecen dispuestos a hablar con ella. Pronto su olfato de periodista le dice que el caso de Isabelita no es el único suceso extraño que acontece en Las Torres…

El recuerdo de una niña muerta años atrás en misteriosas circunstancias, el fanatismo religioso y el frío glacial y la nieve que amenazan con dejar al pueblo incomunicado son el telón de fondo de la intrigas de El gran frío, un impactante thriller sobre los más bajos instintos de la condición humana que es a la vez un extraordinario retrato de la cruda realidad de la España rural en los años cincuenta.

6. No puedes besar a quien quieras, de Sandrine Revel y Marzena Sowa

p-nopuedesbesarQue un niño intente besar a una niña normalmente no tiene nada de particular. Y el que la niña se zafe y envíe a su pequeño amigo a freír espárragos debería ser lo suficientemente banal como para ser un episodio de tantos en las crónicas de una infancia corriente. Pero si una escena como ésta tiene lugar en una escuela de una república socialista durante una sesión de cine propagandístico muchos años antes de que el muro empezara a agrietarse siquiera, tiene todos los ingredientes para convertirse en un drama. Marzena Sowa y Sandrine Revel firman esta novela gráfica humana y emotiva en la que a través de los ojos de unos niños podemos observar el modo de funcionamiento de una sociedad vertebrada por la paranoia y la obsesión por el control. Una sociedad en la que un simple gesto, incluso el más ínfimo e inocente de la vida cotidiana, puede poner en marcha la despiadada cadena de la vigilancia, el chantaje y la denuncia de manera implacable.

7. Versus, de Luis Bustos

17_obra_bgTom King es un boxeador. Tom King es viejo. No siempre lo fue. Hubo un tiempo en que sus puños eran cemento, sus músculos se tensaban como el acero y su corazón bombeaba adrenalina con la potencia de una locomotora. Eran otros tiempos, sí. El público enfervorecido rugía con cada uno de sus golpes y aullaba con cada una de sus victorias. No faltaban nunca ni el dinero ni los amigos, y mucho menos faltaba un buen bistec en la mesa.

Pero ahora Tom King es viejo, y esta puede ser su última pelea. Su contrincante, Jesse Sandel, es todo lo que Tom fue: joven, fuerte, impulsivo, rabioso, feroz. En esta pelea Tom King se juega más que una bolsa de dinero. Se juega la vida entera.

Con Versus, basado y desarrollado libremente a partir de un cuento de Jack London, “Por un bistec”, Luis Bustos regresa al ring de la novela gráfica confirmando su extraordinario talento como dibujante y narrador. Tras el tour de force que supuso Endurance (Planeta, 2009), el relato del viaje a la Antártida de Ernest Shackleton, Bustos vuelve a sumergirse en los recovecos del alma humana donde se esconden las ilusiones y los desengaños, el ansia de gloria y el sabor amargo de la derrota.

Para culminar con éxito su empresa, el dibujante madrileño despliega toda una batería de recursos solo al alcance de un autor en estado de gracia: estructura narrativa no lineal, cambios de registro gráfico, composiciones inauditas, amalgamas inextricables entre texto y dibujo… Elementos que construyen una angustiosa y sólida trama sobre la eterna lucha entre lo viejo y lo nuevo. ¿Hasta cuando el sosiego y la veteranía que dan la madurez pueden contener el torrente de furia y la fuerza desbocada de la juventud?

8. Los tres círculos de plata, de Josep Cister

los-tres-circulos-de-plata_9788445002131Una ciudad secreta donde las personas viven en plena armonía con la Naturaleza. Una amenaza del exterior que anhela acabar con ese paraíso. Cuatro jóvenes amigos son los únicos capaces de evitar la destrucción de La Ciudad de los Árboles.

9. Andanzas de un hombre en pijama, de Paco Roca

andanzasdeunhombreenpijamaTras Memorias de un hombre en pijama (Astiberri, 2011), Paco Roca propone un nuevo recopilatorio de sus colaboraciones quincenales en la revista El País Semanal, que incluye además una historieta inédita de 12 páginas. El creador valenciano demuestra de nuevo su más acentuada vis cómica y capacidad de observación al poner en su punto de mira la vida cotidiana de un cuarentón que por fin ha conseguido su sueño infantil de quedarse en casa todo el día con el pijama puesto.

No obstante, en esta nueva etapa de su trabajo en prensa, el lector se encuentra especialmente con temas que preocupan al autor de Los surcos del azar e invitan a la reflexión. Así, Roca emplea un tono más serio, en ocasiones reivindicativo, que fluye en todo caso sin estridencias. La necesidad de poseer, la complicada gestión del tiempo libre, las dudosas artes en el ejercicio del poder que difícilmente casan con una deseable gestión del bien público, diferentes aspectos del hecho de crear, el negocio de las semillas, la burocracia de grandes corporaciones, los países de segunda mano o los esquivos resortes para la consecución del éxito son algunos de los asuntos en los que se adentra en sus viñetas.

Para el escritor Fernando Marías, se trata de “una creación ciertamente memorable. Aparte de la redondez narrativa de todas las historias, cada viñeta contiene a su vez un gag o microrrelato brillante. Una divertida reflexión sobre el proceso creativo de todo narrador. Una nueva prueba de la versatilidad de Paco Roca, capaz de emocionarnos en todos los géneros que aborda”.

10. Los políglotas, de William Gerhardie

fit-230x360Los políglotas, considerada una de las obras maestras subterráneas de la literatura inglesa y, para William Boyd, la novela más influyente del siglo XX en ese idioma, narra la historia de una excéntrica familia belga afincada en el Lejano Oriente durante los turbulentos años que siguieron a la Gran Guerra. Exiliados, empobrecidos tras el estallido de la Revolución Rusa, reciben la visita de un engreído primo inglés, el capitán Georges Hamlet Alexander Diabologh, que aparece en sus vidas durante una misión militar y se convierte en testigo de sus infortunios. La historia está plagada de personajes de una rareza arrolladora: maniacos depresivos, obsesivos e hipocondriacos. A medio camino entre Ada y el ardor, de Vladimir Nabokov y Trampa 22, de Joseph Heller, Los políglotas retrata un mundo delirante y convulso, donde lo irracional aflora en los momentos menos pensados y la herencia de Babel amplifica el sonido inconfundible de lo humano.

Alter y Walter o la verdad invisible, de Pep Brocal

Alter y Walter o la verdad invisibleUn clima surrealista, una sensación de ahogo, de cerrado y de vacío a la vez, unos personajes terroríficos y una gama de colores marcada por el rojo y el verde. Una alucinación. Una pesadilla. Brutal. Magnífica. Estoy hablando de Alter y Walter o la verdad invisible, de Pep Brocal (Entrecomics Comics).

El protagonista es Walter, un hombre corriente atrapado en una vida construida en base a renuncias, que, un día, sin saber muy bien por qué ni cómo, termina en un motel en medio de la nada. Pero el motel no es un motel. Las habitaciones se transforman y se retuercen, la arquitectura cambia, las paredes se alargan. El conjunto parece un diseño de Escher: Walter se encuentra atrapado en su propio subconsciente. Es entonces cuando nos damos cuenta de que el viaje es en realidad onírico. Walter recorre desesperado los pasillos del motel en el que en cualquier momento esperamos encontrarnos con las niñas de El Resplandor, hablando sólo, huyendo sin sentido de sí mismo. ¿Hacia dónde puede huir? La única opción que le queda es enfrentarse a sus propios monstruos.

El viaje al interior de sí mismo se vuelve pronto agotador. El autoconocimiento se consigue de forma traumática, a acelerones y trompicones, superando sus limitaciones mientras se cruza con una sexy e inquietante mujer urraca, con un hermano caimán y, por supuesto, con Alter, el Otro. Alter es el doble que miramos cada día en el espejo. Aquél que nos devuelve la mirada recordándonos todo lo que podríamos haber sido. Alter no perdona.

El ritmo es trepidante y la sensación de inmersión que produce esta novela gráfica es tan intensa que cuesta no ahogarse en ella. Pero sobrevivir al infierno vale la pena si de camino aprendemos algo más sobre nosotros mismos. Cuando termines de leerlo, respira algunos minutos. O horas, o lo que necesites. Y vuelve a empezar, ve hacia adelante, hacia atrás, reflexiona e intenta asomarte de paso a tu propio interior. Léelo con furia, luego con calma. Déjate fascinar. Sobre todo no lo dejes, luego será demasiado tarde.

Azul y pálido, de Pablo Ríos

Azul y pálidoLa nave espacial Voyager 1 tomó en 1990 una foto de la Tierra a una distancia de 6.000 millones de kilómetros, el punto más alejado del Sistema Solar. La fotografía se llamaba Un punto azul pálido. Años más tarde, el divulgador Carl Sagan llamó a uno de sus libros de la misma forma que la fotografía. En su obra, Sagan mezcla filosofía y ciencia para hablar del lugar y del futuro de la especie humana en el universo. Pablo Ríos recoge el testigo y llama a la novela gráfica con la que ha debutado Azul y pálido (Entrecomics Comics).

El mismo Carl Sagan se encarga de introducirnos en el cómic. Con lo primero con lo que nos encontramos es con una cita: “En toda esta vasta oscuridad no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos”. Tras esto, lo vemos en la introducción y en el epílogo. ¿Y qué hay en medio? Un recorrido por vidas de personas que afirman haber sido abducidas o contactadas por extraterrestres.

Azul y pálido tiene un formato de documental, sólo que en cómic. Trata de ser aséptico y objetivo, mostrando simplemente los bustos de la gente que defiende la veracidad de sus historias mientras miran directamente al lector. Todos los personajes que aparecen son reales; Pablo Ríos ha hecho todo un trabajo de investigación para reunir historias de personas que creen que pueden demostrar que no estamos solos en el universo.

La obra se balancea entre la lástima y el respeto hacia estas personas. Sin embargo, lo importante no es saber si lo que cuentan se lo han inventado, ha ocurrido o han sufrido una alucinación: lo interesante es descubrir al ser humano que se esconde tras cada una de estas historias. Ésta es una novela sobre cómo cada uno construye su propia realidad, en estos casos rompiendo fronteras entre la realidad y la ficción, sin importar lo que piensen los demás.

El excesivo distanciamiento es un arma de doble filo y, en este caso, puede hacernos mirar la novela de forma equivocada. El cómic no trata de despejar ninguna incógnita ni de convencernos de nada. Si creemos que es esto, rápidamente perderemos el interés al no empatizar especialmente con ningún personaje. Es el lector el que debe distinguir la mentira de la alucinación o de la verdad. El objetivo de este cómo no es esto, sino que trata de plantear nuevas preguntas sobre la condición humana y de animarnos a mantener la mente abierta. Debemos ser humildes, al fin y al cabo, hay demasiadas cosas que desconocemos y también se burlaron de aquellos que decían que la Tierra era redonda.

Moowiloo Woomiloo, de Néstor F. y Molg H.

Moowiloo Woomiloo¿Políticamente incorrecta? Eso se queda corto. Moowiloo Woomiloo es sórdida, grotesca, ácida, mórbida, enfermiza y cruel. Esta novela gráfica no es apta para los que se escandalizan fácilmente. Y quizás tampoco para los que se escandalizan de forma “normal”. Los autores, Néstor F. y Molg H., lo publicaron originalmente en forma de webcómic gratuito. Ahora lo podemos disfrutar en papel, editada por Entrecomics Comics, con un prólogo de Paco Alcázar y un epílogo de Nacho García.

En las solapas, donde normalmente vemos una presentación de los autores, hay una conversación entre ellos dos en forma de dos e-mails (o algo así) en los que se presenta el proyecto. Molg H. propone hacer unas historias independientes porque le da pereza pensar en una historia larga. Por eso piensa que podría hacer historias en parejas, uno de ellos dibujando la primera y el segundo respondiendo con otra visión de la misma historia. A Néstor F. la idea le parece genial, pero no le gusta la idea de hacer tiras sin continuidad. Para evitarlo, propone que las historias se crucen para que quede claro que los personajes forman parte de un mismo universo.

Así que la estructura es esta: las páginas se leen de dos en dos, el anverso y el reverso de una misma historia. Pero todos los personajes viven en un mismo universo, así que se cruzan unos en las historias de otros. Esto me parece muy interesante.

Dentro podemos encontrar un mosaico de historias escalofriantes y aterradoras, que giran alrededor de la novela gráfica y el mercado del cómic. Vemos autores, críticos, editores y aficionados, pasados por el tamiz de lo patético y aberrante. El mal gusto es su bandera. Las páginas de impregnan de enfermedades mentales, de impulsos normalmente cohibidos que salen a la luz para convertir el mundo en un desfile de psicópatas, asesinos, violadores, terroristas, acosadores, pervertidos, criminales…

Este libro es como un experimento. Uno de los autores plantea una situación en una página y el otro nos da la clave en la siguiente: lo que no habíamos visto ni intuido, nos es revelado. La revelación siempre es macabra hasta el absurdo y esto es lo que nos provoca la risa. No pretende gustar a todo el mundo y, desde luego, no lo hará, pero tampoco dejará a nadie indiferente. Parte de situaciones costumbristas y las lleva al surrealismo, a lo escatológico y a la depravación, por lo que va destinada exclusivamente a un público capaz de reírse de la desgracia, la miseria y la crueldad.