Top Ten Libros que me gustaron más de lo que esperaba

 

1. 49 goles espectaculares, de Davide Martini

2. El corredor del laberinto, de James Dashner

3. El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares, de Ransom Riggs

4. Tienes hasta las 10, de Francisco Castro

5. Génesis, de Bernard Beckett

6. Bajo la misma estrella, de John Green

7. La vida puerca, de Héctor Sánchez Minguillán

8. El pacto de las vírgenes, de Vanessa Schneider

9. La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker

10. El olmo del cáucaso, de Jiro Taniguchi

Anuncios

Separada, de François de Singly

SeparadaCada vez hay un mayor número de matrimonios que deciden romper su relación y separarse. Para saber qué causa este incremento del número de separaciones, cómo se toma la decisión, quién la toma y cómo se vive la ruptura, François de Singly recoge el testimonio de casi un centenar de mujeres que hablan sobre el fin de su matrimonio. Los resultados de su estudio quedan recogidos en Separada. Vivir la experiencia de la ruptura, una obra de sociología que publica la editorial Pasos Perdidos.

François de Singly defiende que la separación se vuelve legítima en el momento en el que los matrimonios dejan de ser concertados y pasan a ser por amor. Esto, sumado con la necesidad de la mujer de sentirse realizada fuera del ámbito conyugal son las causas lógicas del divorcio. Poco a poco la obligación de permanecer unidos es menos importante.

El sociólogo estudia la separación desde el punto de vista femenino por una sencilla razón: el 75% de los procesos de divorcio los empiezan las mujeres. Partiendo de esto, divide la experiencia del matrimonio en tres tipos según las expectativas de la mujer. En primer lugar, hay mujeres que anteponen el “nosotros” al “yo” y que se redefinen como madres y esposas. Deciden romper cuando se dan cuenta de que sus maridos no han elegido las mismas opciones y que han conservado una vida personal aparte. Estas mujeres viven la experiencia como algo difícil e incluso traumático, ya que durante mucho tiempo se han olvidado de ellas mismas. En segundo lugar están aquellas mujeres que no han dejado desaparecer el “yo” frente a los roles de esposa y madre. En estos casos el divorcio es más llevadero y es visto como una etapa más de la existencia. Estas mujeres se sienten independientes y quieren seguir siéndolo. Por último, están las mujeres que creyeron que podían combinar a partes iguales el “yo” y el “nosotros” pero se dan cuenta de que el esfuerzo es mayor de lo que creían, mientras que para sus maridos no lo es tanto. Se parecen a las del primer tipo, pero cuentan con más recursos para seguir adelante.

Según estos tipos de matrimonios, François de Singly habla de los tipos de divorcio que se les asocian.

Estamos ante un estudio serio, que analiza las causas y las consecuencias que tiene este cambio de mentalidad en nuestra sociedad. Es muy interesante y te ayuda a pensar en tu propia vida, a definir qué es lo que quieres y a entender un poco más el mundo que te rodea.

10 libros que compraría en mayo si fuera rica

Ya estamos en mayo y se acerca el día de la madre. El listado de hoy está compuesto de libros que me parecen todos ellos interesantes y divertidos y que tienen un toque femenino. Ideales para regalar a vuestras madres.

 

1. Ardalén, de Migelanxo Prado

Ardalén«Los recuerdos, que son muchos, van y vienen, sin que yo consiga colocarlos. Nunca estoy seguro de qué sucedió antes o después, me bailan los nombres, las caras… Es como si el libro de mi vida allá se hubiese deshecho y me quedara en las manos un puñado de hojas que no consigo ordenar de nuevo. A veces, incluso, es como si esos recuerdos no fuesen míos… Ni siquiera estoy seguro de diferenciar lo que he vivido y lo que he imaginado.»

Somos lo que recordamos. Pero la memoria no es un registro objetivo e inalterable. Sabela intenta reconstruir una historia, una parte de su historia, a través de los recuerdos de Fidel . Pero hay más hilos que se van entretejiendo en ese proceso de recuperación, otras personas, otras memorias. Porque también somos lo que los demás recuerdan.

Y en esas memorias, propias y ajenas, hay amor y cariño, y hay rencores y odios.

Por eso recordar no es inocuo. Pero quien no recuerda, no vive.

Después de tres años dedicado a Ardalén , Miguelanxo Prado nos ofrece su obra más extensa y ambiciosa hasta la fecha. Un relato fascinante sobre los recuerdos y la memoria, con personajes inolvidables y la maestría de uno de los mejores autores de cómic de nuestro país.

 

2. Logicómix, de Apostolos Doxiadis y Christos H. Papadimi

LogicomixUna novela gráfica sorprendente que convierte algo tan árido como la matemática y el terremoto conceptual que sacudió sus cimientos hacia finales del XIX y durante las primeras décadas del XX en una aventura apasionante, narrada por uno de sus protagonistas: Bertrand Russell.Cubriendo un lapso de sesenta años, la novela gráfica Logicomix se inspiró en la historia épica de la búsqueda de los Fundamentos de las Matemáticas.El libro cuenta su historia en una forma atractiva, a la vez compleja y accesible. Es la razón filosófica de la lucha en el trasfondo de la agitación emocional y personal, así como los acontecimientos históricos trascendentales y las batallas ideológicas que les dieron origen.El narrador es el más elocuente y enérgico de los protagonistas de la historia, el gran lógico, filósofo y pacifista Bertrand Russell. Es a través de sus ojos que las apremiantes necesidades de grandes pensadores como Frege, Hilbert, Poincaré, Wittgenstein y Gödel salen a flote, a través de su propia participación apasionada en dicha búsqueda.

 

3. Mis whatsapp con Mamá, de Alban Orsini

Mis whatsapp con MamáLa primera novela narrada a través de whatsapp. La hilarante historia de una madre y su hijo a través de los mensajes que intercambian con el móvil. Una novela moderna, emotiva, pero, sobre todo, muy divertida, que habla de los lazos entre padres e hijos y las brechas generacionales.

«CijkiopplypM’po» es el primer whatsapp que una madre envía a su hijo con su nuevo smartphone. Recién iniciada en las nuevas tecnologías y entusiasmada por la facilidad de irrumpir en la vida cotidiana de su retoño, aprende a manejar el nuevo teléfono a costa de la paciencia del chico.

Moderno, fresco y divertido, este relato demuestra que hoy las historias también se escriben por whatsapp.

 

4. El jilguero, de Donna Tartt

El jilgueroAl acercarnos a El jilguero, vamos enfocando una habitación de hotel en Amsterdam. Theo Decker lleva más de una semana encerrado entre esas cuatro paredes, fumando sin parar, bebiendo vodka y masticando miedo. Es un hombre joven, pero su historia es larga y ni él sabe bien por qué ha llegado hasta aquí.

¿Cómo empezó todo? Con una explosión en el Metropolitan Museum hace unos diez años y la imagen de un jilguero de plumas doradas, un cuadro espléndido del siglo XVIII que desapareció entre el polvo y los cascotes. Quien se lo llevó es el mismo Theo, un chiquillo entonces, que de pronto se quedó huérfano de madre y se dedicó a desgastar su vida: las drogas lo arañaron, la indiferencia del padre lo cegó y su amistad con el joven Boris lo llevó a la delincuencia sin más trámites. Todo parecía a punto de acabar, y de la peor de las maneras, en el desierto de Nevada, pero no. Al cabo de un tiempo, otra vez las calles de Manhattan, una pequeña tienda de anticuario y un bulto sospechoso que ahora va pasando de mano en mano hasta llegar a Holanda.

¿Cómo acabará todo? Esto está en manos del talento de Donna Tartt, que a puesto al día las reglas de los grandes maestros del XIX, siguiendo a Dickens pero también a los personajes de Breaking Bad, para escribir El jilguero, probablemente el primer clásico del siglo XXI.

 

5. La mujer que no quería amar, de Stephen Grosz

La mujer que no quería amarLa filósofa Simone Weil cuenta cómo dos prisioneros en celdas contiguas aprenden, durante un período muy largo de tiempo, a comunicarse dando golpecitos en la pared. «El muro es la cosa que los separa, pero también es su medio de comunicación -escribe-. Cada separación es un vínculo.»

Este libro trata de esa pared. Trata de nuestro deseo de hablar, de comprender y de ser comprendidos. Es también sobre escucharnos mutuamente, no solo las palabras, sino también los espacios que hay entre estas. Aquí no escribo sobre un proceso mágico, sino de algo que forma parte de nuestra vida cotidiana: golpeamos la pared, y escuchamos.

 

6. La vida era eso, de Carmen Amoraga

La vida era esoLa muerte fulminante de su marido deja a Giuliana devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William.

Descubre entonces, además de irrepetibles momentos que su memoria convoca una y otra vez, el legado más hermoso de William: una intensa red de relaciones que le traerán una nueva forma de estar en el mundo y le enseñarán, gracias al apoyo de los demás, que aprender a perder es aprender a vivir.

A través de conversaciones, recuerdos, comentarios espontáneos de las redes sociales, escenas cotidianas, con vitalidad y sin dramatismo, y un cicatrizante sentido del humor, Carmen Amoraga construye una novela íntima y universal sobre el amor y la pérdida, el valor de lo vivido y lo por vivir.

 

7. Fábula de El Greco. El misterio de Luis Candilla, de Pablo Barrena

Fábula de El Greco. El misterio de Luis CandillaLuis Candilla, un joven que vive en las calles de Toledo, es recogido por El Greco para encargarle un delicado asunto: que informe a la Corte de que el cuadro Fábula, ya está terminado. Las calles y palacios de Madrid y Toledo, serán testigos de las aventuras que correrá este pillo en su afán por llevar el encargo a la Corte. En su camino veremos brujería y nigromantes, traición y villanos, pero también encontraremos amor, compañerismo, historia y sobre todo, mucho arte.

 

8. Deseo de chocolate, de Care Santos

Deseo de chocolateTres mujeres, tres siglos y la misma chocolatera de exquisita porcelana blanca: Sara:propietaria de un apellido que en Barcelona es sinónimo de chocolate, se enorgullece de dar continuidad a la tradición heredada de sus padres. Aurora: hija de una sirvienta de una familia burguesa del siglo xix, para quien el chocolate es un producto prohibido.

Mariana: esposa del fabricante de chocolate más famoso del siglo xviii, abastecedor de la corte francesa e inventor de una máquina prodigiosa.

A través de la pasión por el chocolate, Care Santos traza un apasionante viaje en el tiempo en el que recorreremos más de tres siglos de historia, desde su llegada a Europa hasta la sofisticación de nuestros días. Vibrante y adictiva, esta maravillosa novela es un exquisito placer para los sentidos.

 

9. Cazador de ratas, de Alexander Grin

Cazador de ratasEn la mejor tradición de Hoffmann y Poe, Cazador de ratas es un relato alucinante del San Petesburgo de 1920, de una ciudad hambrienta, agotada por la guerra civil, donde lo cotidiano no se puede distinguir de lo siniestro.

Una anciana que vende un gorrito amarillento para comer ese día, unmujik que pesca clandestinamente en el Moika o un tendero que la revolución ha convertido en responsable de los alojamientos de la ciudad, trazan un clima de miseria en el que el protagonista, después de salir del hospital, encuentra refugio en el edificio desierto del antiguo Banco Central. A partir de entonces la narración, aunque mantiene su estilo realista y preciso, parece tener otro sentido: ¿lo que ve es real o solo se debe a que está enfermo y hambriento?

En Cazador de ratas realidad y delirio se confunden y se siente la fascinación del torbellino de pasiones, el ansia de riqueza, la maldad y el crimen liberados por la tormenta revolucionaria, que nos amenazan como las ratas de los cuentos y las pesadillas.

 

10. Hasta que volvamos a vernos, de Jamie Ford

Hasta que volvamos a vernos1934. Tras la epidemia de gripe, que ha dejado cientos de miles de víctimas, Seattle está ahora inmersa en la Gran Depresión. La gente pierde su trabajo, las calles se llenan de mendigos y los niños, sin nadie que les cuide, atestan los orfanatos. William, de once años y origen chino, es uno de ellos. Recuerda cómo hace cinco años se llevaron el cuerpo inerte de su madre del pequeño piso en que vivían, y no sabe si ella está viva o muerta. Nunca le ha visitado ni se ha puesto en contacto con él. Pero un día que las monjas les llevan al cine, William cree reconocerla convertida en Willow Frost, una gran estrella de la pantalla. Decidido a encontrarla y a averiguar si realmente es su madre, William escapa con Charlotte, su amiga ciega, dispuesto a afrontar la verdad. Lo que descubrirá es que su madre es una mujer sólida y valiente, con un pasado lleno de injusticias, marcada por algo que ocurrió doce años atrás.

Con unos personajes llenos de fuerza, Hasta que volvamos a vernos es una novela conmovedora, una gran historia de amor, pérdida y reencuentro que el lector no olvidará en mucho tiempo.

Aprender a terminar, de Laurent Mauvignier

Aprender a terminarTodos conocemos a alguien que, incapaz de romper con el pasado, no puede vivir tampoco el presente. Éste es el caso de la protagonista del libro del que os voy a hablar hoy: Aprender a terminar, de Laurent Mauvignier. El libro lo publica Pasos Perdidos y nos cuenta la historia de una mujer que espera poder recuperar a su marido.

La historia está contada a través del monólogo interior de la protagonista. Empieza cuando desde el hospital le anuncian que van a traer al marido de nuevo a casa. Gracias a este monólogo interior pronto nos damos cuenta de que estamos ante una pareja rota tanto por el distanciamiento al que los ha llevado la cotidianidad como por una infidelidad del marido, quién se disponía a comenzar una nueva vida. La mujer ve entonces una oportunidad para recuperar a su marido al quedar él postrado en una cama durante meses y convertirse ella en imprescindible para él. Espera que los cuidados que ella le proporciona sean recibidos con gratitud y que perciba el amor y el sacrificio que pone en ellos.

Así es como ella recupera las ganas de vivir y la fuerza para intentar hacer su vida un poco mejor: arreglarse más, sonreír, poner flores frescas todos los días y buscar un trabajo. Pero a medida que su marido se recupera el miedo vuelve: cada paso adelante que da un marido es una amenaza, una posibilidad de alejarse de nuevo de ella. Se pregunta si será capaz de ver esta vez las señales de cambio que no supo ver la vez anterior.

Mauvignier transmite perfectamente la angustia, la esperanza, el miedo y el rencor de la protagonista, así como la evolución personal que hace a lo largo de la obra. Los personajes son realistas y coherentes. He de decir, sin embargo, que se me ha hecho muy difícil de leer. El mantenerse durante todo el libro dentro de este monólogo interior se me ha hecho pesado. Probablemente lo angustioso de la situación también ha contribuido a ello. Aún así, es interesante leer el libro como un estudio del alma humana. Muchísimas parejas viven en situaciones parecidas, convirtiendo sus vidas en un calvario absurdo. El libro trata de enseñarnos algo: alargar una relación muerta es un acto de crueldad hacia uno mismo y hacia la persona con la que compartes una vivienda, pero ya no una vida.

El pacto de las vírgenes, de Vanessa Schneider

El pacto de las vírgenesNo sé si os acordaréis de aquella noticia que causó tanto revuelo en 2008 acerca de 17 adolescentes que se quedaron embarazadas a la vez para cuidar juntas a sus niños. Las chicas iban al mismo instituto situado en la localidad de Gloucester, un pueblo pesquero de Massachusetts. Os dejo aquí el enlace a la noticia por si queréis refrescar la memoria.

Pues bien, el libro que os traigo hoy es El pacto de las vírgenes, de Vanessa Schneider. Lo publica Pasos Perdidos, una editorial independiente que ofrece obras que abordan críticamente problemas sociales para invitarnos a la reflexión. El libro da voz a cuatro de estas adolescentes y cruza sus narraciones para desvelar el misterio del embarazo colectivo. Las chicas son Lana, Cindy, Sue y Kylie.

Lana es la líder del grupo. De niña tuvo que lidiar con un padre alcohólico y una madre deprimida, por lo que pasar un tiempo en un centro de acogida. Allí conoció a Cindy, quien fue abandonada por su madre cuando tenía once años. Sue es una chica que vive ahogada en una familia demasiado conservadora. Kylie, por último, ha aprendido de su madre que a lo máximo a lo que se puede aspirar es a ser una guapísima estrella de la televisión.

Las familias desestructuradas y la depresión general de un pueblo de pescadores con una alta tasa de paro son el caldo de cultivo que da lugar a la decisión de estas chicas que se rebelan contra lo establecido: ellas pueden ser madres jóvenes y solteras y pueden ser felices. El texto toma la forma de una entrevista de la que han cortado las preguntas, como las vemos a menudo en televisión. Las chicas se dirigen a la periodista de tú a tú y parece que nos interpelen a nosotros. A medida que van cogiendo confianza a la periodista, nos hablan de su infancia, de sus vivencias y de su futuro. De cómo creen que será, con qué sueñan, a qué aspiran. A lo largo del libro vemos como estas aspiraciones cambian. Vemos como surge el miedo y las preocupaciones. Vemos cómo se van haciendo conscientes de la vida que llevan dentro y de cómo va a cambiar la suya cuando el bebé nazca. Vemos también como ven la sociedad que las juzga y las condena y cómo se sienten asediadas por los vecinos cotillas y los periodistas demasiado insistentes.

El pacto de las vírgenes es un libro maravilloso, muy interesante, que te hace reflexionar y aprender. Conectamos enseguida con las cuatro chicas y entendemos sus motivos para hacer aquello que hicieron. Y las admiramos por su fuerza para seguir adelante en un mundo tan complicado. Me gusta mucho el hecho de que esté transcrito tal cual ellas lo dijeron, hablando directamente a la entrevistadora. Casi las podía versentadas hablando a una cámara en un reportaje televisivo. He disfrutado mucho de este libro y, en más de una ocasión, las chicas me han hecho saltar las lágrimas.